Los peligros de Sofía ~ Pruébame blogger!

martes, 22 de julio de 2008

Los peligros de Sofía

Sofía tenía miedo. Quería olvidar su pasado, quería dejar atrás sus problemas, quería aprovechar el tiempo que había perdido por culpa de su conflictiva adolescencia y por lo mal que le había ido en su incipiente madurez. Había tenido muchos novios, pero había terminado con mal sabor de boca con todos. Los chicos que realmente le gustaban terminaba perdiéndolos o nunca le habían hecho caso, y las cosas que había intentado no le habían salido del todo bien. Tras una temporada muy mala, con problemas que la lastraban y la arrastraron hasta perder la confianza en si misma, vino una época buena. Ahí fue cuando lo conoció. Cuando conoció a aquel chico. Ahora ya no pensaba en él. Las cosas se habían calmado, ambos se habían distanciado y aquel bache en su recuperación lo había conseguido pasar. Ahora solo pensaba en volver a divertirse, a conocer gente, a pasarlo en grande, a olvidar sus penas pasadas. Por el camino había recuperado viejas amistades, se había rehecho de sus antiguas heridas, e incluso volvía a estar bien con algunos de los chicos con los que estuvo saliendo aquellos años.

El caso es que ahora no tenía tan claro lo que iba a hacer. Todo empezó hace tiempo, cuando empezó a retomar la relación con uno de sus ex. Siempre le había gustado, físicamente era bastante atractivo y la atraía como ningún otro chico había hecho nunca. Lo suyo se había estropeado y él se había ido a trabajar fuera, con lo que habían perdido el contacto. Hasta hace unos días. Volvía de vacaciones a pasar dos semanas con su familia. Volvió a verlo. Volvió a quedar prendada de él, volvió a revolverse su estómago con una furia animal cada vez que lo veía. Lo deseaba. Y él a ella también. Eso era lo malo. Solo la deseaba. La quería para unos días y luego se marcharía. Igual que la otra vez. Por eso mantendría las cosas como amigos; no sería la primera vez que ocultaba sus sentimientos.

Por otro lado, en sus salidas de marcha con sus amigas, había conocido a otro chico. Este chico le gustaba mucho. Era un chico divertido, guapo, no carente de atractivo y conectaban bien. Se lo pasaba estupendamente con él. Habían quedado un par de veces por ahí, y se había planteado quedar con él en serio más de una vez, pero esos días que había llegado su otro amigo ocultaba sus ganas para evitar quedar mal con los dos. Total, serían solo un par de días más. Luego quedaría con él e intentaría conocerlo mejor. Tampoco quería llegar muy lejos, pues estaba un poco dolida porque sus últimas relaciones habían resultado ser bastante duras para ella.

Y luego estaba el último chico con el que había salido. Ya no pensaba en él, pero de vez en cuando algo se lo recordaba. En realidad nunca había querido nada con él, quizá solo quería cubrir un hueco que había en su vida, quizá solo necesitaba un poco de apoyo para salir del hoyo en el que se había encontrado. Sin embargo, sabía que para él no había sido lo mismo. Él la quería. Ella le había dicho que no se planteaba tener una relación, que no lo veía sino como un amigo. Cada vez que quedaban notaba que había algo más que su fingida amistad tras aquella mirada desesperada. Se veía que no encajaba bien el hecho de que ella no encontrara razones para corresponderle. Las últimas veces se volvía brusco e incluso exigente, cuando ella nunca le dio oportunidades y siempre le había dejado claro que no esperaba nada con él. Ante estas cosas, decidió cortarle las alas e ignorarlo. No podía seguir como había seguido hasta ese momento, estaba empezando a caer de nuevo en aquel pozo del que tanto le estaba costando salir. Fue en ese momento cuando decidió que debía romper con todo, olvidar y seguir adelante.



Y en esas estaba. Había vuelto a nacer; estaba radiante, volvía a tener ilusiones y volvía a hacer proyectos. Había vuelto a ver a gente que hacía tiempo deseaba volver a ver y conocía un chico que prometía. ¿Qué más podía pedir?. Felicidad. Pero siempre hay algo que se empeña en evitar que la gente sea feliz. Sofía aún tendría que pasar una nueva prueba. Sabía que su amigo, el que vino de vacaciones la había dejado por otra. Sabía que habían mantenido relación hasta hace poco tiempo. Sabía que se volvería a ir con las mismas. Le había pedido tener sexo. Él. Sexo. Ella no lo podía creer. Lo deseaba. Lo necesitaba. Eran sus más bajos instintos tirando de ella. Le daba en bandeja de plata aquello que quería, pero... ¿qué perdería ella a cambio?. Le había dicho que se lo pensaría y que al día siguiente ya quedaban y le decía. No sabía como había podido contenerse en ese momento. O si lo sabía. Tenía miedo. Pero... ¿qué más le daba a ella? solo quería un polvo; lo echaban y listo, es lo que quería, lo que deseaba, lo que le pedía el cuerpo. Y aún tenían otro par de días intensos por delante. ¿Qué es lo que la detenía? ¿el suponer que lo que le había contado de que había cortado con la otra era mentira? ¿el pensar que volvería a hacerle lo mismo que ya le había hecho? ¿el que se aprovechaba de que sabía que ella lo deseaba con locura?. Sabía como era, sabía sus debilidades, sabía qué tenía que hacer para que cayera a su merced. Ya lo había hecho en el pasado. Pero aún así lo deseaba. ¿Por qué las cosas tenían que ser tan difíciles? ¿por qué con todos los chicos que conocía tenía que pasarle algo? ¿por qué no podía tener una relación normal como todo el mundo?. Llorando desconsolada, maldecía el día que se aproximaba porque temía verse humillada. Deseaba hacerlo, pero sabía que si cedía, algo se rompería en su vida. No era un animal, no lo haría solo por hacerlo; no de esa manera y con esa persona. Podía con sus instintos. Si no, no podría volver a mirarse en un espejo de la misma manera, no podría salir con el chico que de verdad le gustaba pensando que cualquier día podría volver el otro.

Ilustración de David Palumbo.

10 comentarios:

Perséfone pensó (ingenuamente) que alguien leería esto:

No he podido evitar verme un poco reflejada en Sofía (y digo un poco porque yo nunca fui tan ligona, pero no será por falta de mal de amores...)

A veces se puede luchar contra los instintos más bajos, pero cuando lo que se siente es algo más que el puro deseo carnal, mal asunto...

Y lo peor es que nos empeñamos en disfrazar las cosas y engañarnos a nosotros mismos.

Espero de corazón que fuera capaz de decirle que no. No por principios, sino por evitar caer en esa mierda de espiral: deseo-culpabilidad-sufrimiento-odio-deseo otra vez...

Mamen pensó (ingenuamente) que alguien leería esto:

Uffff :-( :-( :-( :-( .Yo también lo espero.

Insomnia Delirata pensó (ingenuamente) que alguien leería esto:

Qué vida sentimental, más complicada por los clavos de Cristo.

Instinto, deseo, enamoramiento (con o sin pseudo delante), racionalidad en conflicto ... y todo por un polvo.

Vale, confieso que en el fondo estoy de acuerdo con Perséfone, es una espiral de autodestrucción emocional como muy bien dice.

Si es que no hay que mezclar el amor con el sexo ;-) En ese sentido el ser humano está mal diseñado.

Insomnia Delirata pensó (ingenuamente) que alguien leería esto:

Se me olvidaba añadir que los tags son magníficos "cosa sersual" y "filosofía barata".

Me parecen geniales, me dan ganas de copiarte la idea ...

Por cierto, también te quería preguntar si usaste el "fotosop" para hacerle los premios a Drenas, me llamaron mucho la atención, estaban "super-mega-cool-fashion-total-osea "

Mamen pensó (ingenuamente) que alguien leería esto:

Qué bah, qué bah, de mal diseñado nada. Estamos diseñados para reproducirnos y atraer al sexo opuesto, como todo animal.

Lo que están mal diseñadas son las reglas que nos imponemos los humanos.

Mr Blogger pensó (ingenuamente) que alguien leería esto:

Quizá nos pongamos reglas porque en el fondo resultan ser un mal menor. Quizá sin esas reglas viviríamos menos presos de nuestros sentimientos y nuestros deseos, pero habrían muchos más conflictos pasionales y problemas de diversa índole. A ver como le cuentas tú a tu enamorado que al otro solo lo quieres para echar polvos y que no puedes ser toda para él...

Mr Blogger pensó (ingenuamente) que alguien leería esto:

PD: Los premios fueron hechos en Gimp (una especie de photoshop libre y gratuito). Puedes coger y copiarte los tags o lo que quieras.

Mr Blogger pensó (ingenuamente) que alguien leería esto:

PPD: Pues no sé si habrá evitado caer; ni siquiera sé si ha entrado en esa espiral o no, en caso de haber caído. En cuanto me sienta inspirado de nuevo me pongo a escribir :D.

Insomnia Delirata pensó (ingenuamente) que alguien leería esto:

Lo de que el ser humano está "mal diseñado" es una idea que aparece en Kundera, creo recordar que la idea era que lo que sería interesante es que lo que te excitase no fuese la visión de un miembro o miembra del sexo opuesto, sino por ejemplo, el canto de los pajarillos. Así no desearías a la mujer/hombre de tu prójimo/a y saldrías pitando para casa para tener la "cosa sersual" con tu ser amado.

Insomnia Delirata pensó (ingenuamente) que alguien leería esto:

@ Mr Blogger

Gracias por la informeishon del Gimp, no lo conocía.

 

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Creative Commons License Blogalaxia BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog Top Blogs España