92 bomberos acuden a liberar a 92 leñadores del ardor que les consume... ~ Pruébame blogger!

martes, 19 de marzo de 2013

92 bomberos acuden a liberar a 92 leñadores del ardor que les consume...

En su loca y desesperada huída, Raoul tropezó y fue alcanzado brutalmente por Guerra, que lo inmovilizó en el suelo sin dejarle escapatoria. Los demás asistieron atónitos a una mirada llena de comprensión y amor, unas bellas palabras que querían transmitir confianza y serenidad y a uno de esos besos de tornillo inolvidables (sobre todo para Raoul). De repente, la figura de Guerra empezó a transmutarse y una luz cegadora... los cegó a todos, que es lo que suele pasar en estos casos.

En ese momento, Ambrosio que estaba oculto en las sombras y al que no le había afectado este suceso, aprovechó para atacar. Derribó a Arturo, que era el único que no tenía órganos en el mismo sentido de la palabra que los demás y que podía orientarse y desempeñar sus funciones perfectamente sin la visión. De hecho, internamente en lugar de atender a los estímulos externos provenientes de su vista estaba pasando una vieja película de Bud Spencer y Terence Hill. Nosequé trinidad  pero somos 4 o algo de eso. Luego dejó inconsciente a Rebeca, salpicó de barro a Laura hasta hacerla caer desvanecida de asco y se abalanzó sobre Guerra aprovechando que Raoul estaba catatónico convulsionando en el suelo. En ese momento, Guerra, que ya no era Guerra, se giró con su gran melena rubia y rizada y su cara de ángel que no ha roto un rato pero que oculta una mente perversa, retorcida y manipuladora y una figura estilizada y un par de tetas que también manipulaban lo suyo. Ya no era un mero dios de la guerra, ya no era un Ares o un Marte o Miércole cualquiera, ahora era algo más... o alguien más... se había convertido en Atenea.

-¡Tú! ¿cómo...?
-Yo, si. La diosa de la civilización, de la sabiduría, de la estrategia, de...
-¿pero si tu eras G...?
-¿Gay? no hombre, no.
-me refería a Guerra
-Si, también soy la diosa de la guerra, fíjate tu que casualidad. Soy la leche ¿a que si?
-pero...
-Nada de peros. Si ya sabía yo que algo no encajaba, que yo no estaba bien. Claro, fíjate lo burdo y vulgar que era, ahí todo el día bañado en sangre y demás. Las batallas se juegan desde el despacho, fíjate lo que te digo. ¿Para qué guerrear directamente cuando puedes mandar a capullos estúpidos como Ulises o como Diómedes a zurrarse entre ellos? es taaaan fácil manipularlos... casi tan fácil como a los dioses, claro, basta prometerle a Efesto la mano de Afrodita y ¡ala! ya tienes armas, armaduras y escudos mágicos para repartir entre esos semidioses taaaan creídos o entre esos hombrecillos con ínfulas de poder. Les dices que construyan un caballo de madera y ¡ala! ahí van ellos, to entusiasmaos y...
-¿Alguien quiere hacer el favor de hacerla callar?

Tras esto, toda la sala se queda en tensión, esperando que los dos empiecen a darse mamporros. Salen paquetes de palomitas y refrescos no se sabe muy bien de donde y aún con puntitos de colores dándoles vueltas en los ojos, sonríen esperando un buen espectáculo.
 

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Creative Commons License Blogalaxia BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog Top Blogs España