89 osos atufados ~ Pruébame blogger!

miércoles, 13 de marzo de 2013

89 osos atufados

Ambrosio observó la cabeza con emoción insana. No esperaba que sus enemigos hubieran podido escapar de sus trampas, pero la jaula sanguijuela había hecho parcialmente bien su trabajo, y nuevas energías mágicas recorrían todo su ser. Codicia recubría su cuerpo como un viscoso simbionte de color negro, y era hora de ampliar su colección.

La cabeza de Hambre miraba al antiguo mayordomo con odio. Le hubiera gustado decir muchas cosas, pero entre la pérdida de sus dientes y las muchas patadas que había recibido, el antiguo jinete del Apocalipsis no podía casi ni farfullar.

La negra brea de Codicia se apartó para dejar a la vista el pecho desnudo del mayordomo. Ambrosio gritó mientras desgarraba con sus propias manos su carne, fracturando de un golpe el esternón, y arrancando su propio corazón de cuajo.

Ambrosio levantó su mano derecha con su corazón en ella, y agarró la cabeza de Hambre con la izquierda. Después, con un veloz movimiento, encajó la cabeza de Hambre en el hueco de carne. Mientras Codicia volvía a cubrir el pecho de Ambrosio, dejando a Hambre aprisionado, el mayordomo devoró su corazón aún palpitante.

-Si esta escena os ha parecido asquerosa -murmuró Ambrosio a un público imaginario, como si creyera que era el protagonista de un relato y algún lector estuviera leyéndolo-, debéis saber que en vuestra infancia lo hacíais a menudo, pero lo llamabais de diferente manera. Yo soy el muñeco de acción, y la cabeza de Hambre es la pila. Así que no me vengáis ahora con remilgos, ¿entendido?

Continuará
 

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Creative Commons License Blogalaxia BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog Top Blogs España