Gracias picarón, tú tampoco estás mal 11 ~ Pruébame blogger!

viernes, 7 de diciembre de 2012

Gracias picarón, tú tampoco estás mal 11

De entre los cinco sabios reunidos, Rebeca es quién más alejada está del grupo. Es la única mujer. Los Sabios siempre han sido tradicionalistas al máximo, hasta el punto de que la Orden corría el riesgo de volverse obsoleta. Las mujeres no tenían las mismas oportunidades que los hombres para llegar al Consejo. Ese error lo podía pagar ahora el mundo entero.

Rebeca suspira. Su fuerte cuerpo parece una amalgama. Sus ojos, ligeramente rasgados, de color mar, miran con un ligero desdén a los otros cinco. Su piel, oscura, es fría al tacto debido a las perlas de sudor que la recubren. Su cabellera rizada, de tonos rojizos, despeinada y enmarañada, cae a su espalda en desorden. El noble kimono que lleva está manchado en sus bordes.

Su padre, durante unos años patriarca del anterior Consejo, hizo que la entrenaran en todos los ámbitos, mental, físico y espiritual desde que cumplió los tres años, hasta hacerle alcanzar la perfección. Las dos excepciones en su vida que no consistían en luchar o en entrenar se llamaban José y Marta. A ambos los mataron las Sombras.

Rebeca se crispa. Odia estas largas sesiones que no llevan a nada. Debía estar recorriendo las calles, naginata en mano, acabando con todos los cabrones lo bastante insensatos como para hacerla frente.

En ese momento, la puerta se abre y Raoul entra. Los otros cuatro le miran fríamente. El descendiente de Máximo que, sin embargo, decidió seguir la senda opuesta. El muchacho que se enfrentó en solitario a Guerra y perdió con deshonor. El Jinete marcó con su garra el costado de Raoul, advirtiéndole que estaba destinado a morir la próxima vez que se encuentren. El rebelde que no acata las órdenes, las vestiduras formales ni las tradiciones del Consejo. Por no mencionar que el voto de castidad no existe para él.

Tras tantas horas de palabras cultas y miradas preocupadas, Raoul torció los labios. Sus únicas palabras fueron:

-Al menos podíais haber pedido unas pizzas, ¿no?

Continuará

 

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Creative Commons License Blogalaxia BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog Top Blogs España