78 (2) ~ Pruébame blogger!

viernes, 15 de febrero de 2013

78 (2)


Ambrosio sonrió. Codicia ya formaba parte de él, había mandado a Alba contra Muerte, Guerra estaba vencido moralmente y los Sabios completamente dispersos o capturados... la fortuna de Laura y de Codicia era ahora suya, y en cuanto a Hambre...

Bueno, la cabeza de Hambre era lo único que quedaba después de que el Jinete del Apocalipsis se hubiera devorado a sí mismo casi por completo.

Con desdén, Ambrosio lanzó al interior de la celda antimágica tanto al gato emporrado como a la cabeza de Hambre. El gato no dijo nada, estaba completamente ido con la hierba gatera.

-¡MALDITO SEAS! ¡DEVORARÉ TUS ENTRAÑAS! -gritó lo que quedaba de Hambre.
-Por supuesto. Y me darás también una patada, lo sé -respondió Ambrosio.
-¡AMBROSIOOOO! ¡TRAIDORJOPUTITAAAAA! ¡ESTÁS DESPEDIDOOOO! -chilló Laurita.
-Creo que no, pequeña tirana -sonrió Ambrosio-. Soy yo quien presenta la dimisión. Y me permito decirte que no te queda un sólo euro. A partir de ahora, te tocará trabajar...
-¡¡¡¡NOOOOOOOOOOOOO!!!!
-Mi cabeza... -protestó Adrián.
-¿Una cabeza parlante? -preguntó Rebeca- ¿De veras estoy viendo una cabeza parlante? Ni que esto fuera una novela con la colaboración de Diego Alcaraz y su obsesión por las cabezas parlantes...

Ambrosio sonrió sarcásticamente y se alejó. Tenía demasiadas cosas todavía por hacer...

Rebeca lo miró con odio.
-Tenía que haberme dado cuenta -dijo Adrián.
-¿De qué?
-El culpable siempre es el mayordomo.
-Buena deducción...

Rebeca palpó cada centímetro cuadrado de la prisión. Tenía que haber un modo de escapar... pero no lo encontraba. Un gruñido de Hambre le dio una idea...
-Hambre. Tus dientes son más fuertes que cualquier material conocido, ¿verdad?
-SÍ.

Rebeca cogió la cabeza de su antiguo enemigo y lo acercó a los barrotes de la puerta.
-Adelante -sonrió Rebeca.

Hambre lanzó un bocado a la puerta. Un incisivo, un canino y tres muelas cayeron al suelo mientras Hambre chillaba de dolor y escupía trozos de dientes sanguinolentos.

-O sea, que la antimagia le ha fastidiado la fuerza de su dentadura mágica pero le permite seguir vivo aunque no tenga cuerpo... no lo entiendo -musitó Rebeca.
-¡LA DENTADURA ES MÁGICA! ¡LA CABEZA VIVIENTE ES CUESTIÓN DE METABOLISMO!
-Ah... claro, claro... -asintió Rebeca sin entender nada.

Pero el problema seguía siendo el mismo... Tenían que escapar de la prisión.

Continuará
 

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Creative Commons License Blogalaxia BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog Top Blogs España