100% algodón (no, estas no son las espadas que andáis buscando) ~ Pruébame blogger!

viernes, 5 de abril de 2013

100% algodón (no, estas no son las espadas que andáis buscando)

Ah, no, eso si que no. Nada nadita nada de caso me hacen desde que empezó a desvariar todo esto. ¡A MI!... plebeyos hediondos... me insultan, me desprecian, ¡incluso me llaman bruja! (bueno, los poderes tengo que reconocer que molan mucho, aunque hasta ahora en realidad no me han servido para nada, pero eso lo arreglo yo en un periquete... se va a cagar el puto Ambrosio de los cojones, le voy a meter ferreros hasta que le salgan por las orejas, y no voy a decir por donde porque una es una señorita). ¡Y ni siquiera me he convertido en semidiosa! No, esto se va a acabar aquí, ni dioses ni pepinillos en vinagre. ¡Encerrarme! ¡a mi! ¡dentro de una sanguijuela con barrotes! ¡con un pervertido de mierda! ya decía yo que dormir con niños era levantarse cagada, jamás debí haberme puesto a jugar con ese mamarracho cuando era Fran el que tenía que haberme visto en picardías... ¡y lo más que me jode es que aquí todo el mundo se lo ha tirado menos yo! ¡yo que llevo enseñándole las bragas desde primaria! ¡debería ser yo quien se lo hubiera llevado al huerto! ¡o mejor aún, al pajar! ¡que mi padre tiene muchos caballos! ¡y encima estoy toda sucia, llena de barro y se me ha roto una uña! ¡nggggggggachiiss!

Arturo, quizá el que contaba con menos vida (o no vida) de los presentes dada su naturaleza, sin embargo fue el más presto a conservarla cuando salió corriendo mientras soltaba un "mon Dieu! c'est l'aritmétique" mucho antes de que Laura teatralmente se izara en medio de todos los contendientes que se habían reunido en la pelea de dioses y empezara a brillar cegadoramente cual supernova con ganas de fiesta y finalmente la realidad circundante estallara en miles de pedazitos. Una vez a salvo de los efectos colaterales de la onda expansiva, disipadas el aura mágica, el polvo y la radiación, Arturo se acercó con cautela a la zona de impacto con la esperanza de encontrar supervivientes. Iba dando brincos aquí y allá buscando entre los pocos cascotes que había y citando a platón: "El amigo ha de ser como el dinero, que antes de necesitarlo, se sabe el valor que tiene...", "Desciende a las profundidades de ti mismo, y logra ver tu alma buena. La felicidad la hace solamente uno mismo con la buena conducta.". Al encontrar a Alba, desnuda y prístina, salvada milagrosamente de la explosión, las llamas posteriores, el humo y el polvo, la recogió con suavidad.

-La belleza de la mujer se halla iluminada por una luz que nos lleva y convida a contemplar el alma que tal cuerpo habita, y si aquélla es tan bella como ésta, es imposible no amarla...- musitó con delicadeza a su oído. Más allá, avergonzada y dolida se escondía Laura, que con la deflagración también había perdido las ropas, ocultando no solo su cuerpo sino las frías lágrimas que con fuerza brotaban de su cara, sin acabar de creerse aún lo que había provocado.
 

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Creative Commons License Blogalaxia BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog Top Blogs España